Tag Archives: grasa abdominal

¿Se puede perder grasa localizada?

Entre las dudas más comunes que suele haber entre las personas que desean bajar de peso, una de ellas es si se puede perder grasa localizada y de ahí que en los últimos tiempos se hayan comercializado muchos productos que dicen ayudar a quemar grasa de una parte específica del cuerpo.

Perder grasa localizada

Entendiendo la pérdida de grasa

Para perder grasa tiene lugar un proceso en el que interviene una hormona y enzimas que circulan por la sangre pero que no se dirigen a ninguna parte concreta del cuerpo. Con lo cual la grasa se pierde al mismo tiempo de todo el cuerpo.

Por lo tanto no se quemar grasa de una parte concreta del cuerpo aunque sí es verdad que en algunos casos el ejercicio nos puede ayudar.

¿Por qué la grasa corporal se almacena en partes concretas del cuerpo?

Mientras que en los hombres la grasa corporal se suele acumular en los abdominales o barriga, en las mujeres se suele almacenar en los glúteos o en los muslos.

La grasa se tiene que almacenar en algún sitio y como vemos es diferente en el caso de mujeres y hombres y sabiendo que no se puede conseguir adelgazar solo una parte específica del cuerpo, también es cierto una cosa.

Las zonas en donde más grasa se almacena, son aquellas en las que se empieza a notar antes la pérdida de grasa cuando se adelgaza.

De manera que se pierde grasa de todo el cuerpo, pero en donde más vamos a notar los resultados en las zonas donde más se acumule.

Conclusión

Cuando se quiere adelgazar una parte específica del cuerpo en la que vemos que hemos acumulado mucha grasa, no hay que enfocarse en ejercitar solo esa parte, sino que hay que centrarse en adelgazar a nivel general, que es la única manera de hacerlo, para así después conseguir que la pérdida de grasa de esas zonas se haga notar más.

Un error muy común es por ejemplo en el caso de querer adelgazar la barriga, enfocarse en ejercicios localizados de abdomen, cuando eso no sirve absolutamente para nada.

Si quieres adelgazar grasa de la barriga, practica ejercicios cardiovasculares y perderás grasa en las zonas en donde más tengas acumulada y en este caso los resultados en tu barriga serán muy buenos.

Hay una gran cantidad de cremas reductoras tanto de abdomen como de la grasa del cuerpo en general.

Cremas Reductoras De Abdomen; ¿Funcionan?

¿Es verdad todo lo que prometen? Te descubrimos cómo se testan las cremas reductoras de abdomen y los cosméticos reductores en general. 

Cremas adelgazantes, geles drenantes, sprays antigrasa, ampollas de efecto lifting, parches reductores, bandas alisantes… Toda la artillería anticelulítica se pone a nuestro servicio para ayudarnos a afrontar el momento biquini. Las promesas son tentadoras: mejorar la piel de naranja, drenar los líquidos acumulados en los tejidos, deshacer la grasa de las células y tensar la piel.

Estos productos también se dicen capaces de reducir dos o tres centímetros de abdomen pero también de caderas, muslos o brazos.

Las cremas reductoras; ¿En qué se basan y qué podemos realmente esperar de ellas?

Al igual que cualquier tecnología de vanguardia, la de la cosmética adelgazante debe renovarse permanentemente para seguir teniendo éxito. Los laboratorios no escatiman medios para perfeccionar sus fórmulas, basadas en los descubrimientos sobre el funcionamiento de los adipocitos.

Hay una gran cantidad de cremas reductoras tanto de abdomen como de la grasa del cuerpo en general.

Para tener un abdomen plano es imprescindible seguir una buena dieta equilibrada.

Toda variación en la multiplicación o reducción de estas células genera un flujo imparable de informaciones por parte de los investigadores, que desemboca en la inclusión de nuevas moléculas en las cremas que van a ser lanzadas al mercado.

Las sustancias como las encimas comegrasas, los complejos vegetales o la cafeína se enfrentan a nuestras células grasas, no sin antes haber tenido que demostrar su eficacia. Nos colamos en los laboratorios para ver cómo se gesta un anticelulítico.

Tests ‘ciegos’ antes de salir al mercado

Una fórmula eficaz en un tubo de ensayo sólo representa un buen punto de partida… Le queda todavía por demostrar que puede atravesar la barrera de la piel y llegar hasta las capas más profundas, donde se encuentran las células grasas.

La prueba de fuego para esa fórmula son los ensayos clínicos. Muchas firmas los realizan en sus laboratorios, pero también pueden subcontratarlos a centros especializados independientes, para no levantar suspicacias, ya que ante todo se busca la fiabilidad y la objetividad de las pruebas.

Voluntarias bajo control

El protocolo siempre es el mismo. Se seleccionan 50 mujeres por cada estudio. Deben tener entre 18 y 45 años, empezar los tests en los diez primeros días de su ciclo menstrual (para evitar fluctuaciones de peso) y, obviamente, tener celulitis, pero sin ser obesas.

Todas se comprometen a no cambiar en nada su alimentación, ni pueden haber estado a régimen en los tres meses precedentes comenta.

Su trabajo, por supuesto remunerado, consiste en aplicarse el producto dos veces al día durante un mes en abdomen y un muslo. Mientras, en el otro, no se echan nada, o utilizan un placebo (sustancia sin acción terapéutica) o un producto de referencia (normalmente, el número uno del mercado)». No se indica la cantidad exacta que hay que aplicarse, pero, para poder cazar a las tramposas, el envase se pesa antes y después de su uso.

Evaluación doble

Para los productos destinado a la barriga como las cremas reductoras de abdomen así como en general en las demás cremas y geles para las distintas partes del cuerpo, el proceso se basa en la motivación y el sentido del deber de las participantes que, por supuesto, desconocen el nombre del cosmético que están probando.

Al iniciar el estudio, se toman sus medidas y, el día 28, se constata la evolución (o su inexistencia). El experto, para impedir que no sea objetivo en sus conclusiones, nunca tiene acceso a las mediciones iniciales.

Paralelamente, la voluntaria autoevalúa sus impresiones y cuantifica los efectos que ha percibido en unos cuestionarios estándar. A la hora de realizar las pruebas de medición, se emplean máquinas que eliminan, en la medida de lo posible, todo contacto físico, para no distorsionar las conclusiones. Por ejemplo, al tocar la piel, siempre se produce una presión que reduce el volumen.

Medición del contorno de muslo

Para calcular el volumen del muslo se utiliza el láser. El Centro de Investigación de Pierre Fabre comprobó la eficacia del Concentrado LipoReductor Elancyl con un robot 3D de última generación. La persona se coloca de pie en el centro de la máquina y un escáner reconstruye el volumen del muslo en tres dimensiones, sin ninguna presión ni deformación.

Se hace una visualización del tejido graso: Para alcanzar esta capa profunda de la dermis y comprobar si el producto está actuando sobre la masa de grasa, se utiliza la ecografía, como en un embarazo.

Evaluación de la celulitis

Aquí, hasta el más mínimo detalle está codificado. El profesional saca a relucir la piel de naranja de la persona voluntaria, con la ayuda de una luz artificial rasante, y a partir de ahí, fija el nivel de celulitis a través de una foto graduada.

Si vamos más lejos, en busca de una mayor precisión, la técnica llamada Proyección de Franges permite lanzar haces luminosos paralelos sobre la piel. La persona se coloca de pie, delante de una minicámara que apunta al muslo, conectada a una compleja maquinaria.

Se toma una instantánea a una velocidad de dos décimas de segundo. Las líneas se deforman con el relieve de los nódulos de grasa. Calculando las diferentes alturas de estos puntos, aparece en pantalla una matriz que transforma el muslo ¡en un mapa orográfico lleno de montañas!

Verificación del efecto drenante

En este capítulo, existen dos líneas de actuación. Por un lado, se mide el flujo sanguíneo con láser en el abdomen o en otras partes del cuerpo, con Doppler para ver la mejora de la circulación y, por otro, con resonancia magnética nuclear se comprueba la acumulación de líquidos. Esta última imagen muestra de forma clara la difusión del agua en los tejidos dérmicos.

Esta prueba se realizó para comprobar el efecto del producto Liposyne de Vichy. El especialista seleccionó a veinte personas, a las que sometió al tratamiento cosmético y su posterior seguimiento con resonancia magnética.

Los resultados demostraron los efectos drenantes de la fórmula, hecho que ya había quedado patente antes con otro test: el Dermotrace, un aparato que reproduce la presión que ejercita el pulgar sobre la piel y mide el tiempo exacto que tarda en recobrar su uniformidad.

Control de la flacidez

Pero no todo consiste en adelgazar, también es importante seguir manteniendo la firmeza. Para este fin, los laboratorios disponen de diversos aparatos. En Johnson & Johnson por ejemplo, se comprobó la eficacia de Retinol Zone Specific Modelling de Roc con un método que mide la propagación de ondas acústicas en la piel. Cuanto menor firmeza posea, menor será la velocidad de esas ondas. Si la piel está dura, las ondas circulan con mayor facilidad.

Los tests de ocho semanas indicaron una mejora del 41% de este parámetro. ¿Tenemos que pensar con esto que todas vamos a perder los mismos centímetros? Por desgracia, no.

Las cifras no son más que estadísticas y la promesa de reducir hasta equis cm hace alusión al mejor resultado de entre todas las mujeres que se han sometido a los tests y no a la media obtenida de entre todas ellas. Aún así, estos números son la prueba de que, para algunas, ha funcionado. Ya se sabe, unas ganan y otras siguen esperando…

Esperamos que te haya gustado este artículo sobre las cremas reductoras de abdomen y nos harías un gran favor si lo compartes en las redes sociales a través de los botones de abajo, muchas gracias¡