Tag Archives: dieta proteica

Si buscas información sobre la dieta proteica todos los post que hablan de ella están aquí.

5 Errores comunes en una dieta cetogénica

Empezar una dieta cetogénica puede parecer fácil y en realidad lo es, pero cuando uno comienza por primera vez a hacer esta dieta o incluso teniendo algo de experiencia previa, se suele cometer algún error que otro.

En el post anterior hablábamos sobre cómo acelerar la cetosis en una dieta proteica o cetogénica para conseguir resultados más rápidos, hoy en cambio te digo cuáles son los fallos que más se suele tener cuando uno hace esta dieta.

Por eso hoy os hablo sobre los 5 errores más comunes que se cometen cuando estamos haciendo una dieta cetogénica.

Errores en las dietas proteicas y cetogénicas

1. Comer solo proteínas

La cantidad de proteína no está limitada en una dieta de proteínas o en una dieta cetogénica pero no solo debemos de comer este grupo de alimentos.

Si solo se consume proteína una parte de ella se acaba transformándose en el hígado en glucosa por lo es necesario también grasas y verduras.

2. No comer grasas

En esta dieta se restringe mucho la ingesta de carbohidratos que apenas van incluidos en algún alimento como las verduras.

Para poder hacer esto necesitamos aportar cierta cantidad de grasas al organismo y dejar de consumirlas es un error pensando que así se va a perder más peso.

Al menos se recomienda que el 50% de los alimentos que se consumen en una dieta cetogénica sean alimentos grasos aunque hay expertos que recomiendan incluso mayores porcentajes.

3. Eliminar la sal por completo

En una dieta proteica o cetogénica se elimina la retención de líquidos y de sodio, mientras que en las dietas altas en hidratos de carbono el efecto que se produce es el contrario, se retienen líquidos puesto que las células almacenan el sodio.

Es necesario tener sodio en nuestras células porque la cetosis favorece su eliminación y su ausencia puede derivar en mareos, migraña, cansancio o estreñimiento.

La solución está en ingerir alimentos con sal, como frutos secos, aceitunas o quesos.

4. Olvidarse de los suplementos

Expertos en nutrición han recomendado el consumo de suplementos de magnesio o de potasio, ya que este tipo de dietas se basan en el desequilibrio de los electrolitos y la ausencia de estos elementos se debe de contrarrestar.

También los suplementos de vitamina C están recomendados, aunque siempre se puede suplir su ausencia consumiendo cierta cantidad de cítricos.

5. Buscar resultados ahora y ya.

Nuestro cuerpo y organismo tarda incluso semanas en adaptarse a una dieta con un bajo contenido de índice glucémico porque una cosa es que la cetosis se produzca en apenas unos días y otra muy diferente que el cuerpo se adapte a esta nueva alimentación y al nuevo estado de cetosis.

Lo mejor, especialmente cuando no se tiene ninguna experiencia con esta dieta, es no meterse en ella de golpe, sino que puede que sea más conveniente ir dejando poco a poco los carbohidratos.

Si eres de los que están muy acostumbrados a consumir carbohidratos y a tener unos niveles altos de glucosa, seguro te va a costar más que tu organismo se adapte, pero una vez te hayas adaptado comenzarás a notar que tienes más energía durante más tiempo, tienes menos hambre y tu claridad mental es mayor.

Estos son errores que se suelen cometer cuando se hace la dieta cetogénica, espero tomes nota y trates de evitarlo si tienes en mente hacer la dieta o si ya la estás haciendo porque son los fallos que más se suelen cometer según los expertos en este tipo de dietas.

Acelerar la cetosis en una dieta proteica o cetogénica

Se puede acelerar la cetosis en una dieta proteica o cetogénica. El ejercicio en una dieta proteica o cetogénica tiene efectos diferentes ya que cuando se está en cetosis, el ejercicio actúa de manera distinta que cuando hacemos una alimentación más balanceada o una dieta de otro tipo que no limita el consumo de carbohidratos.

En la cetosis el cuerpo pasa de consumir glucógeno a consumir la grasa como su fuente de combustible primaria. Hay personas que tardan 3 días en entrar en cetosis mientras que otras pueden tardar unos 6 días.

Ejercicio en la dieta proteica o cetogénica

Sabemos que existen los ejercicios aeróbicos, más utilizados para adelgazar y los ejercicios anaeróbicos, que se usan para aumentar el volumen muscular y la fuerza.

Desde hace muchos años, sabemos que los cuerpos cetónicos se producen en mayor cantidad en la sangre después de practicar los ejercicios aeróbicos, con lo cual podemos acelerar el estado de cetosis en nuestro organismo si nos ayudamos de los ejercicios aeróbicos.

Conseguimos con esto reducir la concentración de glucógeno hepático y la secreción de insulina, al mismo tiempo se consigue aumentar el nivel de ácidos grasos libres en la sangre y también las cantidades de glucagón.

El ejercicio de tipo aeróbico acelera en gran medida la aparición de la cetosis en el organismo. La cantidad de cetonas que se liberan es grande, pero también es cierto que las cetonas por sí solas no hacen que tengamos unos niveles de energía, ya que no contribuyen en exceso la producción de esta energía.

Para hacernos una idea de cómo se incrementa la cantidad de cetonas en el organismo, si entrenamos 2 horas a un cierto nivel de intensidad, no excesivamente intenso, el nivel de cetonas se triplicaría una vez transcurren unas 3 horas del entrenamiento.

En una dieta proteica o cetogénica, estos niveles de cetonas aumentan incluso más transcurridas en lugar de 3 horas, 5 después de haber entrenado.

La insulina en sangre se ve reducida mientras entrenamos pero después de entrenar también produce un aumento puesto que aumenta la glucosa en la sangre.

El glucagón sube también después de entrenar y ayuda al cuerpo a entrar en la cetosis más rápidamente.

La mayor diferencia entre practicar ejercicio de baja intensidad y practicar ejercicio de alta intensidad, es que con este último la liberación de los ácidos grasos libres se ve inhibida puesto que se producen un aumento en el ácido láctico.

Cuando se va cogiendo experiencia con los años, uno se va conociendo más así mismo y se empieza a ver claramente qué es lo que necesita nuestro cuerpo, cómo debemos entrenar, con qué intensidad y con qué frecuencia.

Al principio, cuando uno se adentra en una dieta cetogénica o en una dieta proteica no conviene entrenar con demasiada intensidad, puesto que no estamos acostumbrados, pero con el tiempo nuestro cuerpo se irá adaptando al ejercicio aeróbico y conseguiremos aguantar más tiempo y en mejores condiciones la sesiones.

Recuerda que el ejercicio ayuda a acelerar la cetosis, pero la base de todo está en seguir una dieta que nos facilite el camino.