La dieta scardale pertenece al grupo de las dietas cetogénicas pero presenta ciertas diferencias al resto.

La “Dieta Scardale”: ¿Funciona En Realidad?

La dieta Scardale es una de las denominadas dietas cetogénicas por estar basada en un llevar régimen muy alto en proteínas y muy bajo en carbohidratos.

El creador de esta dieta es el doctor Herman Tarnower quien fue sádicamente asesinado en manos de su esposa Jean Harris el día 10 de Marzo de 1980.


En un principio el Dr. Herman diseño este método para proporcionar una dieta para sus pacientes con problemas cardiacos aunque más tarde la fue dando forma para conseguir crear un régimen eficaz para bajar de peso..

Hay personas que afirman haber perdido mucho peso, pero en cambio es un régimen que siempre hay que realizar bajo la supervisión médica para no correr riesgos innecesarios para la salud con esta dieta que principalmente se centra en combinar las grasas saludables con los una alimentación baja en contenido decarbohidratos, caraterística principal de las diferentes dietas cetogénicas.

La dieta scardale pertenece al grupo de las dietas cetogénicas pero presenta ciertas diferencias al resto.

La dieta scardale no debe seguirse sin la previa aprobación de un médico.

La Dieta Scardale Y El Método

Esta dieta para adelgazar que puede resultar muy difícil de llevar para muchas personas por sus restricciones alimentarias, consiste en un plan de 28 días, divididos en dos fases de catorce días cada una respectivamente. Como sucede con la gran mayoría de las dietas, los primeros días son los más duros de llevar y después la segunda fase de mantenimiento se hace más llevadera.

La ventaja que tiene esta dieta, es la no limitación de cantidad de proteína que se puede consumir, y lo mismo sucede con las verduras. Por lo tanto no se pasa hambre ya que las proteínas necesitan más tiempo para ser digeridas y en ese sentido se hace para algunas personas más llevadera.

La base principal de estas dietas cetogénicas es que en realidad el organismo del ser humano no precisa  las grandes cantidades de carbohidratos que ingerimos en los tiempos actuales en los que vivimos. Por lo tanto busca eliminar la grasa, puesto que el cuerpo tiene que usar sus reservas cuando no se le administra los hidratos de carbono. 

Los alimentos que se pueden comer son las proteínas y por supuesto las verduras con un contenido muy bajo o nulo de carbohidtatos en la medida deseada. Las carnes que se deben de consumir en esta dieta son carnes siempre magras, que no contengan grasa y quedan apartadas las legumbres como las lentejas, las habas o el maiz y los guisantes por su aporte de carbohidratos.

También se pueden comer al gusto la cantidad de fruta que se quiera, así como frutos secos, tés y cafés sin añadirles azúcar por supuesto.

Estas son algunos ejemplos prácticos de las comidas que propone la dieta scardale: 

En el desayuno: Pan integral, frutas cítricas especialmente el pomelo, frutos secos y café o té.

En el almuerzo: Los huevos, las mecedonias de futas, el atún natural en conserva, las ensaladas, algún embutido de magro y el té o el café habitual.

En las cenas: Carnes siempre magras, a la plancha o asadas, el pescado también cocinado en las mismas condiciones, las ensaladas, las verduras y el café o té. 

Para algunas personas esta dieta no aporta las necesidades nutricionales de una persona y en cambio hay quienes dicen no es una dieta que dure lo suficiente para poder bajar del peso deseado, pero lo cierto es que no es una dieta que se deba prolongar en ningún caso más del tiempo establecido puesto que esto podría provocar graves desequilibrios metabólicos.

La Dieta Scardale Y Los Detalles De Sus Fases

En su primera fase la cantidad media que de calorías consumidas diarias es de entre 850 y 1000 calorías y en el caso de no haber logrado la perdida de peso buscada se puede repetir el ciclo y comenzar de nuevo con ella una vez se haya terminado con el periodo de la fase de mantenimiento. Lo cierto es que en algunos casos no es recomendable pero es una técnica que emplean algunas personas hacen esta dieta.

Entrada la fase de mantenimiento de la dieta scardale hay que saber con certeza los alimentos que se pueden comer y los que quedan prohibidos.

Los alimentos que se deben comer son los siguientes:

  • Las carnes magras
  • El pescado
  • El marisco
  • Frutas frescas
  • Hortalizas
  • Leche y lácteos desnatados
  • Dos rebanadas de pan integral
  • Los edulcorantes con el té o café
  • Ketchup y la mostaza

Los alimentos que no se deben comer son los siguientes:

  • Las judías y las habas
  • Las carnes con contenido en grasa
  • Alimentos que contengan azúcar
  • Las patatas y el arroz
  • Las mayonesas, margarinas y mantequillas
  • Las frutas en almíbar como la piña o el melocotón

Se recomienda tras realizar la dieta llevar una alimentación completa y hacer ejercicio al menos 3 días a la semana, ya que en esta dieta no se incluyen alimentos necesarios como la pasta o el arroz entre otros. El ejercicio tras hacer esta dieta ayudará para no recuperar el peso que previamente se haya perdido o lo que es lo mismo para no sufrir el efecto rebote o al menos suavizarlo.

La dieta scardale no es una como ya hemos dicho que sea para llevar a cabo durante mucho tiempo e inmediatamente se debe suspender una vez terminados los 28 días. Así mismo siempre es recomendable visitar un médico para saber si se está en condiciones de realizar este tipo de dietas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *