¿Es la cetosis dañina o beneficiosa?

Hemos tratado el tema de la cetosis en muchas ocasiones, ya que las dietas cetogénicas suelen ser el tema principal de este blog, aunque también toquemos muchos otros temas sobre dietas en general alimentación saludable y ejercicio entre otros.

Para aquellos que todavía no sepan lo que es la cetosis, lo volvemos a explicar. La cetosis es un estado que sucede en el organismo cuando se hace una dieta muy baja en carbohidratos (normalmente menos de 50 gramos diarios) o se realizan ayunos prolongados.


cetosis, buena o mala

En cetosis el cuerpo comienza a estimular la beta-oxidación de los ácidos grasos grasos (la quema de grasa) para poder conseguir su energía necesaria

Los cuerpos cetónicos aumentan su producción y principalmente lo hacen de la cetona, el beta-hidroxibutirato y el acetoacetato.

El organismo se encarga de regular la cetoacidosis en la sangre, que es la acumulación de estos compuestos ácidos, de manera que no termina representando un problema para la salud, aunque otra cosa es cuando se prolonga un ayuno durante demasiados días o cuando se padece diabetes, ya que en esos casos si se puede producir una patología metabólica.

Cuando se limita el consumo de glucosa o se prolonga el ayuno el cuerpo reacciona de forma muy parecida, de manera que en ambos aumenta en la sangre la cantidad de cuerpos cetónicos y el nivel de ácidos grasos.

Ellos se utilizan como la fuente de energía de órganos, glándulas y en definitiva por nuestros tejidos periféricos permitiendo un ahorro en el consumo de glucosa.

Cierta parte de la glucosa que se sintetiza al realizar el ayuno o al restringir la toma de carbohidratos viene de la degradación de las proteínas de los músculos, de manera que el ahorro de la glucosa es vital para no tener pérdida de masa muscular.

Lo normal en un ayuno es perder masa muscular, pero esto se compensa haciendo una dieta alta en proteínas ya que esta tiene un efecto anti-catabólico evitando dicha pérdida.

En muchos casos se puede conseguir una pérdida de grasa y un aumento de la masa muscular y de hecho es el objetivo cumplido de muchos deportistas y culturistas tanto profesionales como amateurs.

Desde hace muchos años se sabe que cuando hay niveles bajos de insulina la proteína puede perfectamente hacer como fuente energética.

En un estado orgánico con un nivel bajo de insulina se sabe que se produce una pérdida de grasa, se consigue mejorar la sensibilidad a la insulina que es un efecto anti-diabético y se consigue evitar un exceso de pérdida de masa muscular.

En el caso de las personas diabéticas que tienen resistencia a la insulina o ausencia de ella, se degrada el tejido muscular con el fin de obtener la glucosa necesaria ya que en esos casos las células interpretan la ausencia de glucosa.

Existen tejidos que como es el caso de los glóbulos rojos solo pueden generar energía a partir de la glucosa y el cuerpo tiene que producirla de manera naturale en el proceso llamado glucogénesis.

La glucogénesis tiene lugar en el hígado con la transformación del lactato, las grasas y los aminoácidos.

Por tanto con un régimen rico en proteínas y en grasas se consigue desviar el consumo de grasas a los tejidos periféricos y se permite que la poca cantidad de glucosa que se consume se utilice de manera muy eficiente por los tejidos glucolíticos.

Es vital durante los ayunos prolongados aumentar la ingesta de líquido para compensar la acidosis y favorecer las funciones renales.

El sistema nervioso central es uno de los tejidos que más se han estudiado en su comportamiento en estados cetogénicos.

En este blog ya hemos visto que un ayuno realizado de forma intermitente y seguir una alimentación reduciendo el consumo de carbohidratos de alto índice glucémico aporta beneficios en la prevención de enfermedades degenerativas y en su regeneración así como también en las funciones cerebrales.

A día de hoy es mucha gente todavía la que no tiene conocimiento de que los cuerpos cetónicos son una fuente de energía ideal para el cerebro o la salud de las mujeres embarazadas unido al consumo de ácido fólico y ácidos grasos omega 3 entre otros.

Sintetizando

Ahora vamos a sintetizar toda esta información para sacar las conclusiones oportunas sobre la cetosis:

1. La cetosis es un estado fisiológico para el que el cuerpo está perfectamente adaptado.

2. Salvo excepciones, está comprobado que la cetosis no tiene ningún efecto negativo en la salud.

3. El consumo de abundante agua es muy beneficioso cuando se realizan ayunos.

4. Con una dieta alta en proteínas podemos producir la glucosa que necesitan los tejidos glucolíticos pero además podemos conseguir un aumento de la masa muscular.

5. No tiene nada que ver una cetosis diabética o un ayuno demasiado prolongado con una cetosis controlada. La cetoacidosis diabética sí que representa un problema grave de salud.

6. La cetosis bien controlada es realmente útil para eliminar grasa corporal y los efectos secundarios que provoca la cetosis, como son los mareos, el dolor de cabeza, el cansancio y demás, son solo falta de adaptación. La solución es una adaptación progresiva pero que no se alargue por más de 5 días en los que la paciencia es nuestro mejor aliado.

7. La cetosis controlada previene de enfermedades cardiovasculares, obesidad o diabetes al mismo tiempo que ayuda a proteger y regenerar el sistema nervioso. Incluso en algunos estudios se ha demostrado resultar útil frente a tumores malignos.

8. Comiendo frutas o verduras podemos salirnos de la cetosis por lo que no hay razón para tener miedo a este estado, más cuando se sabe que su consumo promueve el equilibrio ácido-base en los líquidos corporales.

Dicho esto si tienes alguna duda déjanos un comentario y si te ha gustado el post por favor compártelo en las redes sociales para ayudarnos un poco a dar a conocer el blog. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *