Cómo enfocar bien la dieta cetogénica cíclica

En una dieta cetogénica cíclica se consumen los alimentos en base a un plan de ejercicio y normalmente se utiliza para aumentar la masa muscular. Recientemente vimos cómo aumentar la masa muscular en las dietas cetogénicas cíclicas y esta vez vemos cómo enfocar correctamente su realización.

La dieta cetogénica cíclica tiene el objetivo de sacar el mayor provecho a los entrenamientos en el gimnasio ya que muchas veces una falta constante de hidratos de carbono puede traducirse en una bajada del rendimiento deportivo.


dieta cetogenica cliclica

Por eso se debe de hacer el ejercicio físico en momentos concretos determinados en tu programa de alimentación y entrenamiento y estos momentos se determinan en función de los tiempos y cantidades de carga de los hidratos de carbono.

Lo ideal en estos casos es consultar con un profesional que tenga experiencia con la dieta cetogénica cíclica y que controle bien los tiempos de carga y los momentos exactos en los que se debe entrenar.

En una dieta cetogénica común la mayor parte de las calorías consumidas proceden de las grasas pero estas deben de ser saludables y de ese modo nos ayudarán a mantener mejor la masa muscular.

En el caso de las dietas cetogénicas cíclicas se hacen cargas de carbohidratos y lo ideal es que se limite la cantidad en la que se aumentan los niveles de glucógeno en el hígado.

Cuando consumimos mucha glucosa al hígado le cuesta más procesarlo y esto hará que nos cueste más tiempo volver a estado de cetosis.

Sabiendo esto, lo que hay que hacer este caso es conseguir que esa glucosa vaya directamente a nuestros músculos y para poder conseguir esto antes de nada hay que agotar las reservas de glucógeno ¿Y cómo se hace eso? La respuesta es haciendo ejercicio de resistencia.

Con el ejercicio de resistencia conseguimos concentrar mejor los esfuerzos en el entrenamiento y tras un entrenamiento intenso los niveles de glucosa bajan y los de insulina suben.

Es sabido que la intensidad del ejercicio hace que el hígado acabe con el glucógeno de los músculos y esto hace que este tipo de entrenamiento sea idóneo para realizar en una dieta cetogénica cíclica.

Después de un entrenamiento de este tipo hay que volver a nutrir al cuerpo. Esto se hace haciendo una dieta rica en carbohidratos, consumiendo poca grasa y una cantidad media de proteína.

El tiempo en el que se vuelven a consumir buenas cantidades de hidratos de carbono ya depende de la persona y de la cantidad de grasa que se quiera perder.

De esta manera cuanto más tiempo permanezcamos haciendo la carga de carbohidratos menos tiempo vamos a estar en cetosis lo que hace que por otra parte vayamos en contra de la idea principal de la dieta cetogénica.

¿Cómo sería un modelo de entrenamiento y cargas?

Cuando se hacer carga de carbohidratos se deberían consumir un 65% de carbohidratos, un 30% de proteínas y sobre un 5% de grasas.

Dando por hecho que estamos entrenando con ejercicios de resistencia con constancia se puede diseñar un método de entrenamiento mediante un programa bastante sencillo:

  • Lunes: Entrenamiento intenso por la mañana para la parte inferior del cuerpo y después realizar ejercicios cardiovasculares por la noche.
  • Martes: Entrenamiento intenso por la mañana de la parte superior del cuerpo y por la noche ejercicios cardiovasculares de nuevo.
  • Miércoles y Jueves: Al ya haber agotado las reservas de glucógeno en los músculos solo se debe de entrenar con ejercicios de cardio.
  • Viernes: Entrenamiento completo de todo el cuerpo con más peso y más repeticiones que en los entrenamientos del Lunes y el Martes. Después de este entrenamiento se deben de consumir carbohidratos.

Esta carga de carbohidratos puede durar hasta la noche del viernes o hasta el Sábado y eso ya depende del nivel de grasa corporal que tengamos.

Como muy tarde el vomingo ya se debe de volver a la dieta baja en carbohidratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *