Category Archives: Trastornos de la alimentación

8 Consejos para reducir el colesterol de manera natural

El objetivo de este post es que estés siguiendo una alimentación para estar en cetosis o no, aprendas cómo reducir el colesterol malo de manera natural y sin tener que recurrir a las pastillas.

Si eres lector de este blog o si tienes conocimientos sobre la dieta cetogénica entonces ya sabes que este tipo de alimentación que produce la cetosis es mucho más recomendable para tener el colesterol bajo que cualquiera tipo de alimentación que esté cargada de grasas saturadas o azúcares sencillos.

cómo reducir el colesterol malo

Si no lo eres no importa, te damos 8 consejos para poder disminuir el colesterol malo en la sangre.

1. Bebe poco alcohol y NO fumes

El abuso del el alcohol no es nada bueno para la salud y entre otras cosas sube el colesterol malo.

Sin embargo tomarlo en cantidades moderadas, como es el caso del vino tinto, ayuda a evitar ciertas enfermedades cardiovasculares. Los polifenoles son según los estudios científicos los que hacen que el vino sea bueno incluso para reducir el colesterol siempre que la alimentación y el estilo de vida sea el apropiado.

También las investigaciones han dado como resultado que una copa de vino con la comida tiene efecto anticoagulante lo cual es bueno también para evitar accidentes cardiovasculares.

Si hablamos del tabaco, no fumes y estarás pensando que hasta ahora es el artículo más simple sobre el colesterol que has leído nunca ¿pero sabes qué? Según las encuestas es el alcohol y el tabaco son los dos de las principales causas de que el colesterol muy a menudo esté por las nubes.

2. Disminuir mucho el consumo de azúcares sencillos

Una de las mejores acciones que puede tomar una persona si lo que quiere es reducir su tasa de colesterol malo, es el olvidarse de los azúcares simples, el azúcar blanco o los alimentos producidos a base de harinas simples, como la pasta blanca, el pan blanco etc…

Así de la misma manera todo carbohidrato de carácter simple debe de sustituirse por carbohidratos complejos lo cual al cabo de unos meses va a significar una notoria reducción del colesterol con toda seguridad.

3. Reduce el consumo de los aceites vegetales y de grasas saturadas

Cuando se aprobó la ley que permitía incluir grasa vegetales y saturadas en los productos de alimentación, la industria de la alimentación vio una gran mina de oro y las personas vimos como prácticamente en cada producto del supermercado procesado está producido con algún tipo de aceite vegetal o de grasa saturada.

El aceite por ejemplo de girasol es perjudicial y su consumo hace que el colesterol suba como la espuma.

Solo deberíamos de usar aceite de oliva virgen para cocinar y por supuesto lo mejor es tomarlo crudo, en ensaladas y demás…

Es básico cada vez que compremos algún alimento que leamos bien las etiquetas y desechar aquellos que en su composición indiquen grandes cantidades de grasa saturadas.

4. Aumenta el consumo de ácidos grasos omega 3

Como suele pasar en muchos aspectos por no decir todos de la vida, existen grasas malas como existen también las buenas.

El no consumir la suficiente cantidad de grasas saludables hace que suba colesterol malo. Estas grasas son las que contienen buenas cantidades de ácidos grasos omega 3 como el aceite de oliva, las semillas, el aceite de pescado, las nueces o los aguacates o manís

5. Hacer deporte

Los estudios sobre esto también son contundentes y practicar ejercicio físico ayuda mucho a reducir el colesterol.

No es preciso realizar ejercicios de alta intensidad, ni de fuerza, ni tampoco que se prolonguen durante grandes periodos de tiempo, sino que los estudios indican que los ejercicios como andar, correr a ritmo moderado, nadar, o montar en bici entre otros muchos, son más que suficiente para disminuir la tasa de colesterol malo en la sangre.

6. Deshacerse del estrés y la ansiedad

Las personas que tienen niveles de ansiedad y de estrés más elevados son más propensas a desarrollar altas tasas de colesterol malo en la sangre y además están espuestas a sufrir con mayor facilidad accidentes cardiovasculares.

Además tener mucho estrés, en algunos casos, facilita la acumulación de grasa, aunque esto no sucede en todos los casos ya que a algunas personas les hace adelgazar.

Formas muy eficaces para reducir el estrés son el ejercicio físico, la meditación o tener relaciones sexuales placenteras.

7. Controlar la hormona tiroides

Es necesario vigilar de cerca el funcionamiento de nuestra hormona tiroidea y eso lo haremos realizándonos análisis regularmente.

El medico es el que nos indicará si todo está bien y qué acciones debemos de tomar para mejorar las funciones de nuestra tiroides.

8. Tomar suplementos

Algunos suplementos ayudan a reducir el colesterol malo, pero es un error basar todos nuestros esfuerzos para reducir el colesterol en la toma suplementos. Sería lo mismo que tratar conseguir el cuerpo de un culturista solo tomando suplementos proteicos.

Servirán de ayuda suplementos de vitamina C, yodo, cobre o selenio cuando el resto de las recomendaciones o la mayoría de ellas se hayan puesto en consideración y sobre todo en acción.

Los síntomas de tiroides a veces pasan desapercibidos

“Síntomas de tiroides” y prevención

Los síntomas de tiroides muchas veces no son nada claros y por ello no nos damos cuenta de que es la tiroides la que nos está originando estas molestias como son algunos de los trastornos comunes que padecemos, como el tener un cansancio excesivo, una subida de peso pronunciada o el tener un estado de ánimo bajo no los achacamos con causas mayores pero muchas veces el problema viene causado por la glándula tiroides.

El tiroides presenta una importancia vital en nuestro cuerpo puesto que las hormonas triyodotironina y tiroxina segregadas por la tiroides actúan en casi todas las funciones que se producen en nuestro organismo y cualquier cambio que se produzca en el funcionamiento de la tiroides influye directamente en el.

Los síntomas de tiroides a veces pasan desapercibidos

Una dieta rica en yodo es fundamental para mantener a raya la tiroides.

Síntomas de tiroides

El hipertirodismo se produce cuando la glándula tiroides incrementa su actividad y las persona en cuestión se comienza a encontrar con cierto nerviosismo, a sudar más y a empezar a desarrollar un metabolismo que funciona más rápido de lo normal y a pesar de que la persona come más cantidad lo cierto es que suele adelgazar por el cambio de actividad metabólica.

Cuando sucede lo contrario y la tiroides disminuye su ritmo de actividad se sufre hipotiroidismo y los “síntomas de tiroides” en estos casos son que la persona se sientan excesivamente cansados, con un bajo estado de ánimo y además de eso se suele engordar aun consumiendo muy pocas calorías. También pueden presentarse síntomas de amnesia o pérdida de memoria, somnolencia, dolores musculares, mala respuesta auditiva, caída del cabello o estreñimiento.

Este segundo tipo de actividad de la tiroides cuando esta disminuye su actividad conocido como hipotiroidismo se da más frecuentemente en mujeres de edades entre 40 y 50 años y en mayor medida en las mujeres de edad superior a los 60 años y muchas veces sus síntomas pueden pasar de largo sin apreciarse de donde viene la causa. Es por esto que en ocasiones es fácil no relacionar estos síntomas con la tiroides por pasar desapercibidos y por eso lo mejor cuando  uno se empieza a sentir cansado o con los síntomas antes citados lo mejor es visitar a un médico que nos realice un examen tiroideo.

La forma de tratar los trastornos de tiroides consiste en la toma de un suplemento hormonal para nivelar el azúcar en la sangre.

Cómo prevenir los síntomas de tiroides

La mejor manera de mantener en buenas condiciones la tiroides es llevar una dieta que contenga la suficiente cantidad de yodo en ella ya que este elemento es vital para que la glándula esté sana y pueda producir hormonas en las mejores condiciones posibles. Aunque la verdad es que encontrarlo en los alimentos no es tarea fácil puesto que el yodo está presente en los vegetales principalmente en las zonas cercanas a la costa por estar cerca del mar.

Lo mejor para poder consumir yodo en los alimentos es comer alimentos que tengan origen en el mar como los pescados, las algas o la propia sal con yodo.