La anorexia y la bulimia se han convertido en un problema social grave entre las menores especialmente.

Anorexia Y Bulimia En Internet

Ana y Mia más conocidas como anorexia y bulimia son dos amigas que temen a las calorías más que a ninguna otra cosa. Ambas conviven con una pesadilla: la báscula.

Hay una gran cantidad de sitios web pro-ana (pro anorexia) y pro-mia (pro bulimia). Estas páginas funcionan como una especie de clubes de anoréxicas y bulímicas, la mayoría de sus usuarios son chicas, donde se alentan unas a otras a perseverar en su lucha contra las calorías bajo el lema comer es una droga que mata. También se explican toda clase de tips, como denominan a los trucos para engañar al estómago, a los médicos y a sus padres, y ofrecían consejos sobre el consumo de medicamentos adelgazantes sin ningún control hospitalario.


La obsesión de los miembros de estos foros por adelgazar les llevaba a establecer competiciones en las que se premia a quien tuviera una mayor pérdida de kilos. Cada una de estas páginas cuentan con muchas usuarias registradas, en su mayoría menores de edad. Entre ellas se llegan a crear vínculos tan fuertes que se identifican con una pulsera roja cuando se trata de pro-anas y con una violeta en el caso de las pro-mias.

Anorexia y Bulimia Tienen Hermana: La Permarexia

La anorexia y la bulimia se han convertido en un problema social grave entre las menores especialmente.

La anorexia y la bulimia son una grave enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Este término no aparece en el diccionario y tampoco está médicamente catalogado como una patología. Sin embargo, define un estilo de vida, cada vez más extendido, sobre el que los expertos han empezado a dar la voz de alarma. Consiste en vivir siempre a dieta. La permaréxica es una mujer que ha estado realizando algún tipo de régimen adelgazante casi desde su infancia.

No es anoréxica, puesto que no ha dejado de comer, y tampoco es bulímica, ya que no se provoca el vómito. Pero sufre una alteración alimenticia con la que convive y que la obliga a pensar constantemente en la comida que ingiere. Los nutricionistas advierten del riesgo que este hábito conlleva, y de que estas personas pueden desestabilizar tanto su organismo que, tras una vida entera de sacrificios culinarios, acaben siendo obesas.

Las permaréxicas son expertas nutricionistas en potencia, ya que conocen a la perfección el número de calorías que contiene cada alimento, el grupo nutricional al que pertenecen y la inconveniencia de determinadas combinaciones. Además, suelen complementar sus dietas con suplementos vitamínicos, fibra, diuréticos, etc. Este régimen permanente es un estilo de vida del que el mercado se ha hecho eco: los productos bajos en calorías que inundan las tiendas de alimentación y los restaurantes cada vez ofrecen más menús elaborados para todas las que llevan una vida de dieta continua.

Las Cifras De Ana Y Mía

Una detallada investigación detectó que los foros pro anorexia y pro bulimia son un gran peligro para muchos menores. Los números hablan por sí solos.

La mayoría de las personas que frecuentan las páginas de Internet pro-ana y pro-mia son menores de edad: el 78% de sus usuarios. El 70% de quienes acceden a estas webs están en la fase inicial del trastorno, lo que les hace muy sensibles a todos sus contenidos. Un 7% de las internautas que acceden a estos foros está o ha estado bajo tratamiento médico a causa de un trastorno alimenticio. Un 10% de las adolescentes españolas de 15 y 16 años admite haberse provocado el vómito en alguna ocasión para perder peso. El 26% de las personas que están desarrollando un trastorno alimenticio será víctima de bulimia y anorexia al mismo tiempo.

El Peligro Dentro De La Red

¿Cómo surge la preocupación por las webs pro-ana y pro-mia?

Varios hospitales empezaron a observar comportamientos llamativos en adolescentes que llevaban poco tiempo de tratamiento. Conocían todos los trucos y medicamentos en un momento en el que, por el estado poco avanzado de su enfermedad, todavía no deberían tener acceso a esos datos. Descubrimos que obtenían esa información en Internet e iniciamos una investigación.

¿Cuál es el perfil de los usuarios de estas páginas web?

La mayoría eran chicas menores de edad y el 70% están en la primera fase de la enfermedad. Entran por curiosidad y para recibir información sobre dietas.

¿Qué contenidos se podían encontrar en estas páginas?

Consejos sobre dietas extremas, medicamentos y productos dietéticos, y trucos para engañar al cuerpo, a los médicos y a los padres.

¿Estas webs han aportado datos nuevos sobre la anorexia?

Se ha visto un giro en el proceso de la enfermedad, que consiste en adoptarla como un estilo de vida que se mantiene durante años.

La Anorexia Ya No Es Sólo Cosa De Jóvenes

Las cifras son demoledoras: al 95% de las adolescentes españolas les gustaría estar más delgadas, y la tercera parte de ellas, pese a su corta edad, sigue ya un régimen de adelgazamiento. Algunas alcanzan límites más peligrosos y, según el Ministerio de Sanidad, el 10% de las chicas de 15 y 16 años se ha provocado el vómito en alguna ocasión para conseguir perder peso.

Los estudios afirman que hasta los 15 años es más habitual padecer anorexia, mientras que a partir de los 18 las posibilidades de sufrir bulimia se multiplican por dos.

A pesar de que los adolescentes siguen siendo el grupo de
mayor riesgo, durante los últimos años los médicos han detectado que la incidencia de estas patologías está aumentando entre la población adulta.

Uno de los sectores más afectados es el de las mujeres que se enfrentan a la menopausia. Según los expertos, la mujer atraviesa por una etapa en la que el cuerpo sufre importantes cambios y, en ocasiones, se niega a aceptarlos. El deseo de seguir teniendo una figura esbelta, asociada esta idea a la de mantenerse bella y atractiva, lleva a muchas mujeres a sufrir trastornos alimenticios en la madurez.

Las estadísticas recientes muestran también que la anorexia y la bulimia afectan a un número de hombres cada vez mayor.

Prevenirla Desde El Comienzo

Existen numerosos condicionantes que pueden explicar el desarrollo de los trastornos alimenticios. La presión del canon estético que transmiten los medios de comunicación es uno de más
importantes.

También lo es la influencia materna. Una madre permanentemente a dieta puede provocar actitudes similares en su hija. es importante que los padres no juzguen a sus hijos por su físico ni hagan comentarios culpabilizadores. Además, hay un componente genético que predispone a padecer la enfermedad.

Famosas Bajo Sospecha

Muchas son las personalidades públicas que han declarado haber padecido anorexia y/o bulimia en algún momento de su vida. Jane Fonda fue, en los años 70, una de las primeras en reconocer que había sufrido estas enfermedades. También Diana de Gales hizo público el infierno que vivió a causa de sus trastornos alimenticios, al igual que la princesa Victoria de Suecia. El listado de nombres famosos no es corto: las actrices Christina Ricci, Courtney Cox, Calista Flockhart y Melanie Griffith, la ex spice Victoria Beckham y las cantantes Paula Abdul, Whitney Houston y Janet Jackson. En España, la modelo Nieves Álvarez prestó su imagen y su testimonio a una campaña del Ministerio de Sanidad que tenía como objetivo concienciar sobre el drama de la anorexia y ayudar a sus víctimas a superarlo.

Te vamos a pedir un favor, ayúdanos y comparte este artículo en las redes sociales a través de los botones de abajo, muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *